lunes, 17 de octubre de 2016

 "Dios no es un ser indiferente o lejano, por lo que no estamos abandonados a nosotros mismos"

San Juan Pablo II