domingo, 5 de julio de 2015



Cristo nos enseña cómo la felicidad no depende de lo que el hombre tiene, sino de lo que es. 

P. Mariano Esteban Caro