martes, 16 de agosto de 2016

Sin un corazón lleno de amor y sin unas manos generosas, es imposible curar a un hombre enfermo de su soledad.

Santa Teresa de Jesús