domingo, 5 de junio de 2016

Si procuramos durante el día mantenernos
en el espíritu de soledad, de calma interior,
que vemos brillar en Jesús, María y José,
nuestra oración será continua.

Santa Emilia de Rondat