sábado, 11 de junio de 2016

Las pequeñas mortificaciones
de cada día se nos presentan
deben ser acogidas con alegría
por aquellas que podemos practicar las grandes.

Santa Emilia de Rondat