viernes, 3 de junio de 2016

Cuanto más un alma está llamada a unirse
íntimamente a Dios, más debe
prepararse a sufrir; la cosa es muy sencilla:
la unión quiere la conformidad:
Jesucristo vivió la cruz y el sufrimiento.

Santa Emilia de Rondat