viernes, 27 de mayo de 2016

Dios se complace en los pequeños y humildes:
sed uno de ellos.
¡Ah! ¡como se complace Dios
en un alma abandonada a su divina Providencia!

Santa Emilia de Rodat