domingo, 3 de abril de 2016

Pésimo juez es el mundo:
sólo trata de absolver a sus partidarios,
mientras condenan sin piedad a los servidores de Dios;
¡mundo miserable!.

San Francisco de Sales