sábado, 20 de febrero de 2016

Amo a nuestro Señor Jesucristo;
le amo y no puedo soportar
llevar una vida distinta que la suya,
una vida dulce y distinguida,
cuando la suya fue la mas dura
y la más despreciada que hubo jamás.

Beato Carlos de Foucauld