miércoles, 20 de enero de 2016


El único camino que conduce a esa hoguera divina (el amor) es el abandono del niñito que se duerme sin miedo en brazos de su padre.


(Santa Teresa de Lisieux)