jueves, 28 de enero de 2016

Con la disipación se pierde el espíritu.
Si estás recogida, te irás espiritualizando poco a poco;
pero si tienes di disipación, no pensaras más
que en cosas vanas y mundanas,
y no podrás recibir el premio
de los que viven unidos a Dios
alimentándose por toda la eternidad de su santo amor.

Santa Angela de la Cruz