sábado, 14 de febrero de 2015


La ley de Cristo, que se cumple en el amor, nos obliga a procurar la salvación de las almas más que la del cuerpo.

 (San Francisco de Asís)