sábado, 22 de noviembre de 2014


La aventura de la santidad comienza con un «sí» a Dios. 



San Juan Pablo II