martes, 25 de noviembre de 2014

Con el rosario, el pueblo aprende
en la escuela de María
a contemplar la belleza del rostro de Cristo.

San Juan Pablo II