viernes, 3 de octubre de 2014

El alma que ama a Dios
no necesita  de otro premio a su amor
que el mismo Dios: si otra cosa busca,
ésta es a la que ama, y no a Dios.

San Benardo