jueves, 18 de septiembre de 2014

El amor insaciable a las riquezas
mucho más atormentada con el deseo
que consuela con la posesión.

San Bernardo