miércoles, 3 de septiembre de 2014

Así como el cuerpo no se satisface con el aire,
así tampoco el corazón se sacia con el oro.

San Bernardo