jueves, 10 de julio de 2014

Mar de misericordia

Cuenta la Madre Angélica (la monja ame­ricana que creó el canal católico de televisión EWTN), en su libro Respuestas, no promesas, que un día iba paseando por la orilla del mar. Una ola un poco más grande le salpicó. Quedó en su mano una brillante gotita de agua; con un movimiento de la mano devolvió la gotita al mar. Entonces entendió que Dios le decía: «Angélica, ¿serías capaz de encontrar tu gota de agua en el mar?». «No, Señor», le respon­dió. «¿Seguro?». «Sin ninguna duda». Y con­cluyó Dios: «pues así son tus pecados y mi Misericordia».