lunes, 18 de noviembre de 2013

TRUCOS DE BASE PARA ORAR.


.

Tenemos que pensar en la oración, su importancia y como realizarla. Es bueno fijarnos en los que decimos al rezar, porque nuestra oración nos muestra como somos verdaderamente: lo que nos preocupa, de qué nos sentimos necesitados, qué atención prestamos a los demás, si queremos cumplir la voluntad de Dios anteponemos la nuestra, si damos gracias o solamente pedimos… la oración nos muestra qué idea tenemos de Dios, pero también lo que pensamos sobre nosotros mismos.
En el libro del Eclesiástico leemos que los gritos del pobre atraviesan las nubes y hasta alcanzar a Dios no descansan. Es decir, para orar verdaderamente siempre debemos reconocernos necesitados y darnos cuenta de la distancia infinita que hay entre Dios y nosotros. Sin embargo, la conciencia de nuestra pequeñez ante Dios no impide nuestra oración, sino que la hace más eficaz. Así la Virgen, en el Magnificat señala que Dios ha mirado la humillación de su esclava. Todos somos pobres y necesitamos a Dios. Solo Él puede saciar nuestro corazón y hemos de acudir con confianza a Él. A veces pienso en los pobres que se me acercan a pedir limosna y en el coraje que tienen para reconocer su indigencia. Pienso que, en general, solo por eso, merecen ser atendidos. Cuando insisten, veo que así debe ser nuestra oración.

David AMADO FERNÁNDEZ