domingo, 21 de julio de 2013

Niños soldados

Bangassou - Desde hace 5 años, el Obispo de Bangassou, Mons. Juan José Aguirre, acoge en su diócesis a los niños y niñas que logran escapar del criminal Joseph Kony "el tirano de los niños soldado", que tiene secuestrados a 300 jóvenes en la selva centroafricana y que junto a sus guerrilleros asesina, asalta, viola y tortura a la pobla­ción. Los guerrilleros de Kony secuestran a muchos chicos y chicas para utilizarlos como porteadores en la selva donde permanecen secuestrados hasta cinco años.

Chicas brutalizadas y violentadas durante años por grupos de 30 ó 40 soldados, cuando logran escapar y alcanzar la misión, "llegan bloqueadas, completamente 'KO', con la auto­estima por los suelos" ha dicho el Obispo "y algunas, además, embarazadas".

Mons. Aguirre subraya que todos esperan que lo arresten junto con sus soldados. El Obispo como los sacerdotes y religiosas que trabajan en la diócesis continúan con su labor poniendo en riesgo sus vidas sin escolta militar ni protección, incluso después de denunciar el haber asistido a actos de violencia sin precedentes perpetrados por estos criminales con­tra niños y niñas indefensos, para secuestrarlos después.

Bangassou es una subprefectura de la Prefectura de Mbomou, en la República de Centro África. Para viajar desde la capital hasta la diócesis son necesarias 18 horas de coche. Además, sólo para atravesar la diócesis de oeste a este para llegar a todas las misiones, se necesitan tres días de automóvil por carreteras sin asfaltar.

Para ayudar a esta diócesis, nació en Córdoba (España) la Fundación Bangassou, gracias a la cual Mons. Aguirre junto a sus misioneros y cooperantes locales, desarrolla 25 grandes proyectos entre los que destaca la distribución de leche en polvo para los niños que no pue­den ser amamantados por sus madres porque o han muerto o tienen el sida.

Entre los proyectos de tipo sanitario está el del "buen samaritano", una casa de acogida de enfer­mos terminales de sida, una leprosería, un reparto de pediatría y un centro de niños desnutridos.

En cuanto al ámbito escolar, la Fundación ha previsto en cada misión una escuela dirigida por los padres de alumnos y ya cuentan en total con unos 8.000 niños escolarizados en la diócesis.

A nivel asistencial, gracias al proyecto "Huérfanos" son tutelados 1.100 niños en esta situación en su mayoría por culpa del sida. Además, se cuenta con 80 cooperativas para las abuelas que acogen a los huérfanos en casa.

Otro de los centros importantes es la llamada "Casa de la esperanza" donde viven personas mayores con problemas de demencia senil que están en la cárcel porque han sido acusados de brujería. En la casa, estas personas reciben asistencia de una religiosa, que les ofrece una comida al día y una cama para dormir.

         Agencia FIDES