viernes, 21 de junio de 2013

Día inolvidable. JUAN PABLO II.

En octubre del 82 vino el papa Juan Pablo II en una maratoniana visita: 18 ciudades y 57 discursos bajo el lema “Testigos de la esperanza”. Fui con mis padres a granada, recuerdo decenas de autobuses, todos con el mismo rotulo “totus tuus” y la bandera del vaticano; estaba impaciente por llegar, en aquel tiempo tenía 22 años y me hervía la sangre. Al llegar nos enteramos que no había reservas para discapacitados, pero… daba igual: eramos unas 500.000 personas es aquel descampado, nos pusieron por cuadrados separador para que el papamóvil para que pusiese pasar entre la gente: el Papa no paso, iba con retraso su horario.

Era la primera vez que recuerde que iba a un evento de este tipo. Para amenizar la espera rezamos el rosario, medio millón de personas ¡estaba alucinando! Y al quinto Ave María se cantaba en plan rociero, con lo cual se hacia ameno. Volvimos ronco de gritar  “JUAN PABLO SEGUNDO, TE QUIERE TODO EL MUNDO”


Regresé con mi familia loquito de contento, en aquellos tiempos no me daba cuenta pero con el paso del tiempo fue para mi uno de los días de crecimiento interior