martes, 9 de abril de 2013

UN REFUGIO PARA NIÑOS Y FAMILIAS



     Las últimas semanas (a fecha de cierre de esta edición), han sido muy duras para la población de Siria y, concretamente, en Da­masco, donde se han producido explosiones y duros encuentros entre el Ejército y los rebeldes

      Una de las explosiones se produjo cerca del centro Don Bosco de Damasco y "el centro ha sufrido algunos daños. Por suerte, no había niños ni jóvenes", explican los misioneros salesianos, que permanecen al lado de la población. Fue un susto muy grande para la comunidad, pero no pasó nada. "Después comenzaron a llegar familias, niños y jóvenes asustados. El centro juvenil se ha convertido en su mejor refugio en todos los sentidos", añaden los misioneros. Las historias que llegan a los misioneros son terri­bles. Por ejemplo, un joven permaneció sólo en su casa durante dos días debido a los combates. "La experiencia fue muy dura para él y su familia. Estuvieron refugiados en el centro por algu­nos días por el miedo", cuentan los misioneros. Como esa, son muchas las familias que están sufriendo en Siria, en un conflicto que dura ya más de dos años.
Misiones Salesiana Abril - 2013