viernes, 16 de junio de 2017

En el corazón de María hay un único sentimiento:
la sumisión a la voluntad divina.
Es el único cuidado y su única tarea.

Santa Magdalena Sofia Barat