lunes, 22 de mayo de 2017

Si entras en agonía por Cristo,
el mismo Cristo te enjugará tus lagrimas.

San Rafael Arnaiz