martes, 4 de abril de 2017

Acuérdate, acuérdate, dulce,
escogida Reina, que tienes de nosotros,
los hombres pecadores, toda tu dignidad.
¿Comó te llamarías Madre de la gracia y la misericordia
a no ser por nuestra miseria que necesita de gracia y de misericordia?

Miguel de Unamuno