sábado, 11 de marzo de 2017

El Espíritu Santo dice, hablando de los obispos y sacerdotes: “Aquel que escucha a sus superiores y los obedece, me escucha y me obedece; el que los desprecia, me desprecia.” 

(San Felipe Neri)