miércoles, 29 de marzo de 2017

La paciencia es necesaria al siervo de Dios; nunca nos desconsuelen las penas de la vida: esperemos con calma el consuelo

 (San Felipe Neri)