viernes, 24 de marzo de 2017

El que se alegra de ser despreciado y se tiene por nada, es un discípulo perfecto de la escuela de Jesucristo 

(San Felipe Neri)