jueves, 23 de marzo de 2017

Cuando Dios envía tribulaciones a un alma, le da una prueba de grande afecto

 (San Felipe Neri)