domingo, 26 de febrero de 2017

Debemos sufrir a nuestro prójimo cuando es grosero, como Jesucristo sufría la grosería de los apóstoles

 (San Felipe Neri)