domingo, 2 de octubre de 2016

Ningún pecado del hombre puede cancelar la misericordia de Dios

San Juan Pablo II