jueves, 4 de agosto de 2016

Para mí la oración es un impulso del corazón, una sencilla mirada al cielo, un grito de agradecimiento y de amor en las penas como en las alegrías.

Santa Teresa de Jesús