sábado, 27 de agosto de 2016

El sentido más verdadero y profundo de la vida es un don que se realiza al darse

San Juan Pablo II