martes, 23 de agosto de 2016

No debe buscarse ninguna recompensa mayor que el amor mismo

San Juan Pablo II