viernes, 8 de julio de 2016

Cuando el Espíritu Santo encuentra en un alma a María, se siente irresistiblemente atraído a ella y allí hace su morada

San Luis María de Monfort