jueves, 14 de julio de 2016

El que no tiene a Dios necesita consuelo; pero el que ama a Dios, ¿qué más consuelo?

San Rafael Barón Arnaiz