sábado, 25 de junio de 2016

Un sacerdote debe morir de fatigas apostólicas;
no existe otra muerte digna para un sacerdote.

San Leopoldo Mandic