miércoles, 8 de junio de 2016

Sigamos a Jesús, este amable solitario.
vayamos con él al desierto,
y allí nos hablará al corazón
y nos dará a conocer la dulzura de sus encantos.

Santa Emilia de Rondat