lunes, 13 de junio de 2016

Lo mejor para conservar la paz del alma
es estar disponible para todo,
y no buscar otra cosa que lo que a Dios le agrada.

Santa Emilia de Rondat