miércoles, 1 de junio de 2016

El Dios de mi corazón tendrá todo mi amor.
No serviré sino para testimoniarle mi agradicimiento.

Santa Emilia de Rondat