martes, 7 de junio de 2016

Dios habla a sus amigo cuando quiere.
Todos los tiempos y lugares son buenos para ello:
no os extrañeís de encontrar en clase,
en el recreo o en otro sitio la luz divina.

Santa Emilia de Rondat