sábado, 28 de mayo de 2016

Unamos la ofrenda de nosotras mismas a la de María.
Como ella, démoslo todo a Dios.
No tenemos un corazón como el de ella,
ardiendo del más puro amor,
pero ofrezcamos nuestro pobre corazón.

Santa Emilia de Rodat