jueves, 5 de mayo de 2016

Trabajemos en ese abandono en manos del Señor,
seguras de que él nos ama y lo que permita
será lo mejor para nuestra santificación.
También con su Hijo usó esas trazas
que tanto nos desconciertan.

Santa María de la Purisima