domingo, 29 de mayo de 2016

Sed afables en vuestras palabras,
no diciendo nunca nada
que pueda apenar a alguien;
es más, nada que no sea dictado
por una tierna y cordial caridad.

Santa Emilia de Rodat