sábado, 7 de mayo de 2016

Nos tiene que doler la salvación de las almas
y el que todos amen  al Señor;
cuando un alma quiere al Señor,
no descansa hasta que todos le amen.

Santa María de la Purisima