sábado, 21 de mayo de 2016

Lo humano siempre deja un vacío en el alma.

Santa María de la Purisima