jueves, 26 de mayo de 2016

La maravillosa vida terrena
de nuestro Señor, la Virgen y san José
era objeto de mi contemplación.

Santa Emilia de Rodat