miércoles, 4 de mayo de 2016

El tesoro de la paz tenemos que defenderlo a toda costa,
ya que nos da serenidad y equilibrio
necesario en nuestras vida comunitaria
para lograr una verdadera comunión fraterna
que produce un gran bienestar en las Comunidades.

Santa María de la Purisima