domingo, 22 de mayo de 2016

Aunque a veces nos creamos
que amamos mucho al Señor.
si éste no se manifiesta en el amor a los hermanos
y de modo especial a nuestras Hermanas,
las que tenemos cerca, estamos viviendo engañadas,
pues en vez de amar a Dios
nos estamos amando a nosotras mismas.

Santa María de la Purisima