viernes, 13 de mayo de 2016

Ahora mi mayor obsesión
es cumplir la voluntad de Dios, sea la que sea;
es lo que da más paz y felicidad;
y si él quiere dificultades exteriores e interiores;
¡bendito sea!con tal que nos dé su gracia.
porque sin ella, nada.

Santa María de la Purisima